jake-hills-389-unsplash

Cómo vivir sobre el nivel de la mediocridad

A diario vemos muchos que se dan por vencido rápidamente, pero la pregunta apropiada es; ¿soy uno de esos? La última respuesta la tienes tú. No hay manera de salir de la mediocridad deslizándose lenta y perezosamente como las babosas. ¡Hasta las babosas se superan! Pero el ejemplo no podemos tomarlo de ellas, más bien de las águilas. Podemos observar las águilas volar lo más alto con determinación y confianza. Ellas vuelan por encima de las tormentas para no detenerse a decir “no puedo” o “no lo lograré”.

¿Entonces qué debo hacer?

Nuestro deber es entender que nuestra mente es el blanco de nuestro adversario, Satanás. Nos rehusamos a muchas oportunidades por causa de los ataques constantes a nuestra mente. Oportunidades como; perdonar y liberarnos del resentimiento, aceptar desde bendiciones hasta la realidad, hasta movilizarnos a nuevos niveles en Dios.

Pablo específico lo siguiente, “Pues, aunque andamos en la carne, no militamos según la carne; porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas, derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo” (2 Corintios 10:3-5).

Ahora entendiendo que no andamos en la carne, mucho menos militamos según la carne, pero si en el Espíritu derribando argumentos. ¿Qué tipo de argumentos? Los pensamientos que van encontra de Dios y de nosotros. La solución es simple, destruir esas fortalezas a través de la guía que Dios nos ha dado, la Biblia.

La mediocridad es una inseguridad, una falta de aprecio hacia su persona que deja todo por mitad. Pero hay una manera de salir de ella es a través de memorizar, aplicar y analizar los versículos bíblicos. Eso nos traslada a prioridades importantes. Debemos aceptar quiénes somos para ver el poder del Señor a nuestro favor.

Y me ha dicho: Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad. Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que repose sobre mí el poder de Cristo. (2 Corintios 12:9 RVR60)

¿Listo para emprender a nuevos niveles? Meditemos en lo primordial en nuestra vida y cómo poder llegar a cumplirlo. ¡En sus marcas, listos… ya! Al haber meditado podemos proseguir a volar alto como las águilas, por encima de la tormenta. En nuestro caso; lo que interfiere nuestro avance. Hay que romper la barrera de la mediocridad para alcanzar el éxito.

 

Comments are closed.