tim-marshall--4T9KZfc4tA-unsplash

Lo importante no es lo que crees, es a «quién» le crees.

FE, FIDELIDAD: ES LA CONFIANZA EN SER FIEL A ALGO O ALGUIEN QUE TE LLEVA A CREER FIRMEMENTE.

Existen diferentes tipos de fe. Cada persona pone en práctica una de ellas en su diario vivir, aunque en ocasiones confundimos una con la otra.

FE DE LA RAZÓN O INTELECTUAL:
Este es el tipo de fe con la cual nos movemos diariamente, es por vista o sentido.
Es esa fe que ponemos en práctica cuando nos subimos al avión creyendo que vamos a llegar con vida a nuestro destino. También cuando encendemos la luz o abrimos la llave de agua, lo mismo pasa cuando guardamos el dinero en un banco, creemos que va estar seguro. Podemos por la razón creer pero no confiar.

LA FE NEGATIVA (diabólica):
Es la fe que usa Satanás para confundir a muchas personas. Esta es la fe que funciona como cábalas, lo que quiere decir que la depositamos en cosas u objetos. Esta fe es muy usada por las personas que practican el espiritismo, los brujos, adivinos, etcétera.

LA FE DIVINA:
Esta es un regalo de Dios, no puede ser producida por los hombres, es depositada como fruto en cada uno de nosotros cuando tomamos la decisión de aceptar a Cristo y viene el Espíritu Santo a morar en nosotros y con nosotros, lo que lleva al ser humano a no tener ninguna excusa para no creer, simplemente se debe accionar, es una decisión.

PODEMOS CREER Y NO TENER LA FE CORRECTA. El confiar en lo correcto nos lleva a creer con fe y ponerla en práctica.
UNA COSA ES CREER Y OTRA QUE SE HAGA REALIDAD EN TI.
Por tal razón es tan importante saber en que o en quién vamos a depositar nuestra fe.